TORRE FUERTE | Esther Mejía versus Armando Cabada

Gracias por compartir

Por: Mario Héctor Silva

Miércoles 20 abril, 2022

Esther Mejia, sindica de Juarez

TORRE FUERTE

  • Esther Mejía versus Armando Cabada
  • !Todos!, jodidos con el BRT
  • ‘Vendetta’ del magistrado Sepúlveda
  • El surrealismo del Poder Judicial
  • La orden de exhibir a los “traidores”

Esther Mejía versus Armando Cabada

La intrépida síndica y política, Esther Mejía, la mujer que ha sido implicada en las aberrantes y presuntas prácticas de nepotismo en el gobierno del alcalde Cruz Pérez Cuéllar, y que le atribuyen al ex alcalde independiente de Juárez, Armando Cabada, definitivamente tiene mucho que explicar en torno a los señalamientos de todos los parientes incrustados en la nómina del gobierno municipal.

Sus argumentos esgrimidos en la prensa, entre los ‘fans’ de Cabada, no son nada convincentes.

Sin embargo, ha trascendido que en el ‘affaire’ y escándalo provocado en torno a la administración 2018-2021, la señora no tiene mayor margen de maniobra en el altiplano.

Comentan que tendría que pedirle permiso al mismísimo presidente de la República, Andrés Manuel Lopez Obrador, para que un verdadero ‘milagro’ ocurra al interior de Morena.

Creen los seguidores del ex alcalde Armando Cabada, a quien le cuelgan la culpa de la contraofensiva política, que la ex diputada federal de Morena trae la cola bastante sucia. Y lo peor, que carece de autoridad moral para señalar a implicados en el presunto escándalo de corrupción en el gobierno independiente de Juárez.

Esther Mejía, que decidió denunciar ante la Fiscalía Anticorrupción en la Ciudad de México presuntas irregularidades financieras en el gobierno del exalcalde Armando Cabada Alvídrez -hoy por cosas coyunturales de la política, su ‘camarada’ y coequipero en el partido de Morena-, no tiene margen de movilidad si quiere responder al ex alcalde independiente de Juárez, que está, ciertamente a ‘años luz’, de ser una madre de la caridad.

Nada que ver con la bondad y la gracia de la madre Teresa de Calcuta.

Todos saben en Ciudad Juárez que, Armando Cabada, su nuevo compañero de partido político y amigo del líder nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, dicen, es un “hijo de la chingada”, con todas las implicaciones de una vida ‘fastuosa’ y azarosa;

A quien tendría que comprobarle con documentos y pruebas fehacientes, que se chingó 200 millones de pesos en la operación de alquiler de las patrullas en la Secretaría de Seguridad Pública, durante su gestión en el municipio de Juárez, como lo refiere en la denuncia la exdiputada federal.

Es decir, si la doña de la sindicatura decidió meterse con Cabada, y exponer incluso al presidente municipal, Cruz Pérez Cuéllar, el responsable político de lo que ocurre en Ciudad Juárez, tendrá que aventarse el ‘tiro’ y derribar todos los obstáculos para comprobar que Armando no es, como alguna vez lo dijo en la campaña política de 2016, un “pecador estándar”.

¿Sabrá acaso Esther Mejía que ir contra Armando Cabada, es ir en contra de César Duarte, y que el hijo del finado periodista de la vieja guardia, Don Arnoldo Cabada, es producto de una vieja ‘vendetta’ política del ex mandatario estatal priísta, en contra del dos veces alcalde, diputado federal y senador, Héctor ‘Teto’ Murguía?.

En política no hay concesiones al enemigo.

La síndica tendrá que acabar con su adversario, porque si el enemigo ‘sobrevive’, se la devorará en el momento menos pensado. Ese es el karma de la política.

Esther Mejía obligada a comprobar y a seguir el proceso de la denuncia en contra de Armando Cabada en la capital, así tenga que arrodillarse ante el ‘Gran Tlatoani’ en Palacio Nacional.

De lo contrario, todos dirán en la calle que la síndica es mera habladora y oportunista. Una trepadora de la política. Que no pudo comprobarle nada al ex presidente municipal de Juárez, dizque porque no la dejaron hacer nada en la capital.

Un expediente ante la Fiscalía Anticorrupción que pasará, sin pena ni gloria, al archivo de los asuntos ‘muertos’.

Lo peor es, que el asunto de los parientes, Roberto Briones Mota (sobrino); Jesús Mejía Cruz (hermano); Efraín Mejía Baca (sobrino) Dulce Anahí Mejía Ignacio y María Elena Mejía Segoviano (primas) y Javier Joel Cardona, presunta pareja sentimental de Esther, manchan su reputación y confirman que, efectivamente, la síndica trae la cola sucia.

¡Todos!, jodidos con el BRT

A dos años y tres meses del anuncio de un millonario plan de inversión en transporte masivo para Ciudad Juárez, que fue concebido sobre las rodillas, copia fiel de un fracasado proyecto en el gobierno de César Duarte Jáquez (BRT-1), inmerso en la opacidad financiera y en una obra mal planeada y peor ejecutada por funcionarios públicos y empresarios de la construcción, se supone que hoy 20 de abril, arranca la fase preoperativa de la controvertida Ruta Troncal del sistema de transporte BRT-2.

El jueves 30 de enero de 2020, el ex gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, el mismo hombre que en la campaña política de 2016, como candidato del PAN a la gubernatura fustigó el famoso Bus Rapid Transit (BRT) de Duarte, anunció con bombo y platillo un plan de obras de modernización y mejoramiento de transporte público de Ciudad Juárez:

“La inversión más importante que se ha hecho en la historia de esta frontera en materia de movilidad y transporte”, dijo categórico el gobernador panista, que al igual que el ex gobernador priísta de Chihuahua, César Duarte, decidió, más que por mero capricho político, implementar un plan de obras que generaron “negocios” y un mar de corrupción en la construcción del proyecto de BRT-2;

Que sustentado en la creación de un Fideicomiso aprobado y avalado sobre la marcha por los diputados de la sexagésima sexta legislatura del Congreso del Estado, fue una copia al carbón del Fideicomiso del BRT-1, que fue un desastre operativo y financiero, al cual todavía se le han tenido que inyectar cientos de millones de pesos para la sustentabilidad de un sistema de transporte que no ha cumplido con las expectativas.

Todo mundo sabía, desde el arranque del gobierno de Javier Corral, que las cosas estaban más que jodidas en la operación del BRT-1 en la ruta troncal del Eje Vial ‘Juan Gabriel’, pero la administración estatal consideró, sin ningún tipo de consulta, hacer planes y negocios a modo, para ejecutar una inversión superior a los 2 mil millones de pesos, que fue entonces la gran motivación del grupo de poder, encabezado, además del gobernador Javier Corral;

Por los titulares de Obras Públicas, Gustavo Elizondo Aguilar, de Desarrollo Urbano, Luis Felipe Siqueiros Falomir, el ex jefe del gabinete, el empresario Ismael Rodríguez, el ex secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez y la ex secretaria de Innovación y Desarrollo Económico, Alejandra de la Vega Arizpe, entre no pocos de los responsables del monumental fracaso que representa hoy, a escasas horas de que oficialmente inicie la fase preoperativa, el BRT-2.

Ninguno de ellos, por cierto, llamado a cuentas por parte de la actual gobernadora, María Eugenia Campos Galván, que decidió continuar con el plan, a pesar del interés mostrado inicialmente en el arranque de su gobierno, para detener, e incluso, desmontar una millonaria obra, que fue pésimamente ejecutada por los ‘hacedores’ de sueños y un grupo de empresarios de la construcción que fueron convidados en el presupuesto estatal que dispuso, para la ejecución de la ‘obra magna’ del ex gobernador, Fuentes Vélez, Elizondo y Siqueiros.

Todos ellos, atendiendo intereses fácticos de poder, para la cristalización de un proyecto que, desde su origen, jamás correspondió a las necesidades de movilización de una urbe como Ciudad Juárez.

Todos los juarenses desde entonces, jodidos por un proyecto de negocios de unos cuantos, en una monumental obra mal hecha, inconclusa, con muchas deficiencias y montada sobre las principales vialidades de Ciudad Juárez, cuyas laterales que utilizarán los vehículos particulares, están destrozadas, por que ese trabajo no fue incluido en un plan que se supone debió ser integral. Bien valían los 2 mil millones de pesos invertidos.

Ahora se sabe que fue un monumental y descarado robo, del que no existe oficial y públicamente, expediente alguno, ni tampoco funcionarios públicos y empresarios de la construcción coludidos, y mucho menos, habrá de creerlo, ex funcionarios públicos que en los hechos también participaron en el manejo y construcción del BRT-2 de Javier Corral, a petición del ex alcalde de Juárez, Gustavo Elizondo Aguilar.

El millonario negocio de unos cuantos, sobre la necesidad de miles de juarenses que necesitan de un sistema de vialidad y de la modernización de un sistema de transporte que no es el BRT-2.

Lo justificaría quizás, la movilidad de los miles de obreros de las empresas maquiladoras de Ciudad Juárez, que no están dispuestos, por cierto, a subirse al proyecto del inconsistente y controvertido proyecto de BRT.

Con todo y BRT-2, y un ‘show’ para justificar el millonario gasto del gobierno de Javier Corral, que dispuso hasta de los recursos del Fideicomiso de Puentes Fronterizos, los juarenses seguirán padeciendo de un transporte urbano deficiente, inseguro y de pésima calidad.

Una obra de mil millones seis mil pesos, sin contar con las unidades y sistema de recaudo y otros, que retrata la fragilidad de una sociedad y la perversidad de la clase gobernante.

Por eso, estamos todos jodidos, y el ‘show’ apenas comienza.

‘Vendetta’ del magistrado Sepúlveda

Sobre el muerto, las coronas.

Apareció de nueva cuenta en la escena política el ex diputado local y magistrado Gabriel Sepúlveda Reyes, operador del sistema judicial en tiempos de César Duarte, que ha regresado a los tribunales por la revancha política en contra del ex mandatario Javier Corral y de la ex consejera de la Judicatura, Luz Estela ‘Lucha’ Castro, que le hizo la vida de cuadritos, a dos que tres magistrados identificados con el duartismo.

Como en la mafia siciliana, una ‘vendetta’, con todo el tufo que, en este caso político, implica una serie de complicidades e intrigas palaciegas desde el poder.

Sabe el señor magistrado que no está solo, y que tiene el respaldo del gobierno, con el mismo interés que mantiene en esos asuntos relacionados con la justicia confeccionada a ‘modo’ por el ex gobernador de Chihuahua, la actual inquilina de Palacio, María Eugenia Campos, que al igual que el magistrado, fue víctima de eso que algunos llaman “justicia selectiva”.

Los componentes de la denuncia en contra de Javier y de Luz Estela, los mismos: ejercicio ilegal de funciones, que incluyeron a la propia abogada, que fue nombrada de manera ilegal en el Poder Judicial del Estado porque no cumplía con los requisitos para su nombramiento en 2017.

La abogada ya estaba pasadita de edad. Ya era ‘vieja’ para esos entuertos. Más de 65 años que la hacían inelegible, pero poca cosa para el gobernador que decidió otorgarle la judicatura del Poder Judicial de Chihuahua.

La denuncia llega casualmente, ajá, cinco años después del nombramiento de Lucha Castro en el Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), porque no había confianza en las autoridades pasadas y porque esta vez cree ciegamente que en esta administración se hará justicia y se sancionará a los responsables.

El surrealismo del Poder Judicial

Son cosas que suceden en el sistema judicial de todo México, y del que no escapa tampoco el estado de Chihuahua.

Al final de cuentas, dicen que la justicia en México es ‘chueca’ y que la ley es para violentarla, y que la libertad tiene su precio. Y lo sabe desde tiempos inmemoriales el crimen organizado.

Pero lo sucedido ayer en el Poder Judicial de Chihuahua, por parte de un Juez de Control, no tuvo madres.

Mientras que la gobernadora de Chihuahua, María Eugenia Campos, adelantó su viaje a Ciudad Juárez -previsto originalmente para cumplir por la tarde con el protocolo y el anuncio del Plan Centinela en materia de seguridad-, debió llegar a la ceremonia de homenaje de los policías caídos, recientemente asesinados.

Y fue allí, en medio de la ceremonia, donde fue informada a detalle de que un Juez de Control de Detención, había determinado que era “ilegal” el arresto de seis presuntos responsables de haber participado en los homicidios, y hasta se dio el ‘lujo’ el señor que imparte la justicia en regañar y avergonzar a los policías ministeriales del Fiscal General, Roberto Fierro;

“La autoridad investigadora debe hacer las cosas bien y de manera legal”.

Debió Maru Campos haberse sentido pequeñita, como una ‘chinche’, dirían las abuelas, por tan vergonzoso suceso, surgido de una declaración del Juez adscrito al Distrito Galeana, Marco Antonio Palma Meléndez, que no tuvo empacho para hacer y declarar en el momento menos oportuno;

Sobre los presuntos involucrados en los crímenes de los policías, Alejandro Domínguez Cabriales y Ezequiel Emmanuel Ortiz Fierro, asesinados el pasado viernes 15 y el domingo 17 de abril, en dos eventos distintos en Janos y en la colonia 16 de septiembre en Ciudad Juárez.

¡Trágame tierra!, debió haber pensado cuando menos el propio titular de la Fiscalía General, a quien le pasaron el recadito de la decisión tomada por el Juez de Control de Galeana.

Un asunto irónico, del ‘surrealismo’ del poder judicial y de los vastos intereses y carretadas de dinero que mueve el crimen organizado, que no pierde una, gracias a muchos jueces y a la colaboración y oficiosidad de agentes ministeriales, encargados de llenar mal y con errores, suponen no pocos que es a propósito, para que los detenidos recuperen su libertad.

El Juez apuntó que “la policía estaba mintiendo o hubo un error en el llenado del protocolo de detención”, quedo expreso en la resolución del caso, y en la cual se declaro incompetente por los delitos contra la salud y la Ley Federal de Armas de Fuego.

Cosas del surrealismo judicial y de la incompetencia de policías y jueces que siempre ‘abonan’ a los intereses de la delincuencia y el crimen organizado.

Un asunto donde siguen perdiendo los buenos, y ganando, a toda costa, y como de lugar, los barones del crimen.

Son casos que sobreabundan en el tipuchal de expedientes y sucesos que tienen que ver con detenidos relacionados con las pandillas, el narcomenudeo y los ‘oficiosos’ hombres de la ley, siempre dispuestos a extender la manita.

La órden de exhibir a los “traidores”

Que cada quien lo tome y lo interprete como quiera, pero la cruzada anunciada por el partido de Morena que dirige Mario Delgado Carrillo, para exhibir a los legisladores de la Cámara de diputados que votaron en contra de la reforma eléctrica, abrirá flancos y enormes vertientes que polarizan todavía más a los partidos y a los políticos, de acciones que definitivamente tardarán en cicatrizar políticamente.  

En la conferencia de prensa ofrecida por Mario Delgado y Citlalli Hernández, presidente y secretaria general de ese partido político, los protagonistas no se anduvieron por las ramas.

La advertencia del líder nacional de Morena fue más allá de un mero golpe mediático-político.

El mensaje es que las cosas no se van a quedar ahí, “con la traición al pueblo a través de su voto en contra, por lo que se realizará una campaña de defensa de la soberanía nacional” en la que se colocarán mantas, cárteles y otros materiales gráficos con el rostro y el nombre de los diputados que “le fallaron al pueblo”.

“Queremos que la gente, que el pueblo, vea las caras, los rostros, los nombres de los traidores, para que no olvidemos nunca quién le dio la espalda al pueblo, quién le dio la espalda a nuestros hijos, quién le dio la espalda a nuestros nietos, quiénes deshonraron tantos siglos de historia que tenemos como nación”.

Por menos que eso, en otros tiempos como en la inquisición o la revolución, a los políticos ya les hubieran cortado la cabeza, y otros mandados al paredón, pero aquí, se trata solo de publicitar sus rostros. Y es obvio que la reacción no se ha hecho esperar.

Aparecieron los opositores del gobierno, y pronto habrá guerra en las calles de México.

Delgado dijo ayer que la oposición cometió un “error de cálculo”, y pagarán los presuntos agravios a la nación.Mario Héctor Silva

Periodista y Analista Político.
Prestigiado periodista, autor de la reconocida columna La Torre Fuerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *